Se encuentra usted aquí

Enviar a un amigo

¿QUIÉN ACCEDE AL AGUA QUE BEBEMOS?

22/05/2015

Expuestas a riesgos como son el terrorismo, el vandalismo o el accidente laboral, las instalaciones del ciclo del agua, a menudo situadas en zonas deshabitadas, están consideradas como sitios remotos y vulnerables que necesitan una vigilancia particular. Asimismo, estos recintos sensibles requieren una gestión de acceso infalible debido a la importante diversidad y rotación de trabajadores que acceden al sitio. Por supuesto, cuando una persona autorizada no puede efectuar el trabajo encargado a causa de un acceso fallido, la operación diaria y, por lo tanto la calidad de los servicios prestados se ven afectadas. 

Así, parece esencial establecer un sistema de control de accesos permitiendo no sólo dominar la gestión de los accesos sino también, como consecuencia, mejorar la seguridad. Igualmente, la puesta en marcha de este tipo de medidas de seguridad contribuyen a cumplir las necesidades de los consumidores ofreciéndoles agua de calidad y en cantidad suficiente.

Debido a su experiencia, los expertos LOCKEN son capaces de responder a las importantes expectativas de las infraestructuras del sector del agua, tanto para ofrecer accesos controlados y protegidos como para mantener las exigencias de productividad y rendimiento.

La solución LOCKEN se dirige a las grandes infraestructuras de diversos sectores incluyendo el del agua, no sólo las instalaciones tipo multi-site sino también las instalaciones mono-site.

Hoy en día, 14 grandes concesiones administrativas de aguas en Francia están equipadas de la solución de control de acceso sin cableado LOCKEN. Estas infraestructuras críticas desean una solución innovadora permitiendo gestionar las entradas, asegurándose de una instalación y una utilización sencillas.