Se encuentra usted aquí

Enviar a un amigo

Sector de agua: cuestiones de seguridad y protección

23/11/2015

 

 

Carlos Fernandez, Director de Desarrollo de Negocio para la Región Mediterránea de Locken, describe, a través de una entrevista, su análisis de los problemas de seguridad que enfrentan las empresas del sector del agua:

- ¿Existe conciencia de la necesidad de mejorar la seguridad en el sector del agua?

Creo que el sector es consciente de esa necesidad, pero la posición de las entidades es desigual. El tamaño, éxito empresarial o estado de otras inversiones tecnológicas definen la perspectiva frente al análisis de riesgos y sus inversiones en seguridad.

El equipamiento de seguridad es generalmente aceptable. También la concienciación en seguridad laboral es alta. 

- ¿Cuáles son las preocupaciones más relevantes en el sector?

Echo de menos que en español, como en inglés, existan 2 palabras para ‘seguridad’ como safety y security. En el sector del Agua en España hay más sensibilización por safety que por security. La mayoría de empresas disponen de responsables de riesgos laborales, y no muchas Director de Seguridad con competencias iguales a sus equivalentes en Energía o Telecomunicaciones.

No obstante, una solución de control de accesos como Locken no se despliega solo por la seguridad. En una reciente encuesta, propósitos de aumento de calidad de servicio, rendimiento de la operación o descenso de siniestralidad laboral obtuvieron puntuaciones superiores a la mejora de la seguridad.

- ¿Qué tipo de instalaciones presentan un riesgo más elevado?

El tipo de emplazamiento más atacado es una instalación aislada, remota y desatendida, visitada de forma poco frecuente por personal en tareas de mantenimiento. Por su propia naturaleza, el sector del agua tiene muchos sitios de este tipo :  estaciónes de bombeo, estaciones de calidad de agua, depósitos…

- ¿A qué tipos de riesgos se exponen estas instalaciones?

El tipo de emplazamiento es determinante en los ataques, que se dividen en actos vandálicos no planificados y planeados: el 95% de incidencias registradas se corresponden con estos tipos. El otro 5% se encuadra en la categoría de sabotaje.

La cuantía económica del ataque es variada, siendo más elevada la pérdida por daños. Lo más fre-cuente es el acto vandálico ocasional, provocado por la facilidad de acceso, el mal estado de vallados y la impunidad del entorno. También ha aumentado la sustracción de sistemas de alimentación eléctrica.

El éxito de las intervenciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado está condicionado por el tiempo de intervención. Del análisis de los casos resueltos se desprende un aumento del delito interno: incidencias en las que han participado empleados vinculados a la instalación asaltada.

- ¿Cuáles son las soluciones más apropiadas?

El objetivo es el desarrollo de medidas que contribuyan a mejorar la seguridad y la protección.

En estos sitios remotos, deshabitados, el control de acceso juega un papel esencial. Está claro que ahora el futuro de los sistemas de acceso es electrónico.

El sector Agua reclama de la industria soluciones tecnológicas que den respuestas al aumento de la exigencia del consumidor en un escenario de escasez de recursos y con un mercado internacional crecientemente regulado.

Es absolutamente necesario el desarrollo de dispositivos electrónicos de cierre adaptados a las condiciones de trabajo en puntos de captación de agua o a la agresión de agentes químicos en PTAR. Para equipar los accesos de estas instalaciones son necesarios dispositivos resistentes a las condiciones climáticas, los ataques por violencia y, en todo momento, fiables.